Caravana migrante deberá subirse a La Bestia para llegar a Estados Unidos

Ciudad de México, México
La Caravana Migrante salió de la Ciudad de México este viernes con la idea de que serían llevados hasta la frontera con Estados Unidos en autobús, pero no fue así.

Los participantes de la caravana que comenzó su viaje al sueño americano, el pasado Domingo de Ramos, deberán llegar hasta Estados Unidos subidos en el tren, mejor conocido como “La Bestia”, pues no logró conseguir lo necesario para contratar un autobús.

Unas 200 madres con sus hijos serían trasladadas hasta Tijuana en autobúses; sin embargo, los organizadores, que buscaron ayuda federal, no pudieron obtener las unidades de transporte.

Los inmigrantes entre ellos, cientos de hondureños, tendrán que subirse al tren que le ha arrebatado los sueños a cientos de personas que han muerto bajo sus ruedas.

Los hondureños en la caravana le piden a Dios que todo salga bien y que puedan llegar hasta su destino. Los integrantes de la caravana migrante fueron llevados hasta el poblado de Lecherías, lugar por donde pasa “La Bestia”.

Hondureños usan más el tren
Datos de la Comisión de Trabajadores Migrantes de San Juan del Río, en el estado de Querétaro, México, indican que en el 2017 unos 1,800 inmigrantes intentaron cruzar de forma irregular la frontera hacia Estados Unidos por esa región, y no solo eso, lo hicieron subidos en un tren.

Aideé Araceli Mellado Reséndiz, regidora de la comisión, detalló que de esa cifra el 40 por ciento de los desplazados provenía de Honduras, es decir 720 inmigrantes.

Y es que desde el 2009 hasta finales de 2017, unos 400 compatriotas que perdieron algún miembro de su cuerpo al caer de “la bestia” fueron retornados al país, según la Comisión Nacional de Apoyo a Migrantes Retornados con Discapacidad (Conamiredis).

Esta semana, una compatriota embarazada murió tras caer del tren, el cual le cercenó las piernas.

La hondureña Aída Elizabeth Ordóñez Flores, de 23 años, fue trasladada hasta a un centro asistencial en donde falleció debido a las heridas que le produjo el tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *